Cinco precauciones que debemos adoptar con los niños en la piscina

Publicado el 24/05/2019

  • Cinco precauciones que debemos adoptar con los niños en la piscina

Llega el verano, el calor y las ganas de refrescarnos. ¡Estamos deseando ir a la piscina!

Aquí os dejamos cinco medidas para evitar accidentes con nuestros pequeños y poder disfrutar a lo grande.


Vigilados siempre.

A pesar de que el niño sepa nadar, debe estar vigilado en todo momento. Durante los primeros años nos bañamos con ellos pero a medida que el niño crece gana autonomía y libertad, pero también riesgo. Por tanto, hasta los 14 años aproximadamente es aconsejable que siempre los tengamos a la vista.


Manguitos, flotadores, churros…

Si todavía no saben nadar equípate de cualquier accesorio de baño que le permita mantenerse a flote. La elección dependerá entre otras variables del peso y la edad del niño. A pesar de ello, siempre vigilados.

No dejéis nunca este tipo de accesorios o juguetes en el agua porque el niño puede lanzarse a por el mismo.


Clases de natación.

Es muy recomendable que nuestro hijo aprenda a nadar cuanto antes. Así perderá miedo al agua y ganará en autonomía.


Concienciarlos del peligro

Mejor prevenir que curar. Por ello, es recomendable establecer unas normas y explicar el peligro que corren si por ejemplo corren por el bordillo de la piscina o tocan los drenajes o y accesosorios de limpieza de la piscina. Siempre mantener a los niños alejados de este tipo de productos, muchos muy tóxicos.


Juegos divertidos, pero seguros.

Especialmente peligrosos son los resbalones en el bordillo, los traumatismos leves producidos por no controlar la distancia que hay con el fondo de la piscina al tirarse de cabeza y los sustos con las “ahogadillas”. Asimismo, los peques tienen que tener mucho cuidado con los toboganes y esperar su turno para no golpear al que acaba de bajar.


¡En la piscina pasarlo muy bien, pero siempre con cuidado!

 

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario